Historias de Mena

Concesión para aprovechamiento de aguas del Cadagua

Excmo. Sr.:

Examinado el expediente en competencia de D. Juan Telesforo de Arteche y el Ayuntamiento de Valmaseda, sobre aprovechamiento de aguas del río Cadagua:

Visto el dictamen emitido por el Consejo de Obras públicas:

Resultando que el Sr. Arteche ha justificado la propiedad a su favor de los molinos de Ahedillo y del Berzón[1], así como de los terrenos necesarios para el emplazamiento de la casa de máquinas:

Resultando que comunicados a don Juan Telesforo Arteche las condiciones con que podría otorgársele la concesión, manifiesta su conformidad con ellas, y solicita se le otorgue a perpetuidad o por noventa y nueve años, sin citar ninguna disposición legal en apoyo de su pretensión, y los precedentes que menciona se refieren a casos cuyas circunstancias ninguna paridad tienen con las del presente:

Considerando que debe desestimarse por improcedente lo solicitado sobre la duración de la concesión, al no fundarse en ningún texto legal,

M. el Rey (q. D. g.), de conformidad con el Consejo de Obras públicas, ha tenido a bien disponer se otorgue a D, Juan Telesforo de Arteche la concesión para el aprovechamiento de aguas del río Cadagua, en término de Valle de Mena (Burgos) y Valmaseda (Vizcaya), para usos industriales, con sujeción a las siguientes cláusulas:

1ª Las obras se ejecutarán con arreglo al proyecto base de la concesión, suscrito en Bilbao en 16 de Marzo de 1926 por el propio peticionario.

2ª El volumen máximo que se podrá derivar será de 3.000 litros por segundo. Deberá darse a las aguas entrada por salida, quedando, por tanto, prohibido el funcionamiento a represadas y no pudiendo alterar su composición y pureza. La Administración se reserva el derecho de obligar en cualquier momento a la construcción de un módulo que limite el caudal derivado al concedido.

3ª El desnivel que se concede derecho a utilizar es de 16,500 metros, contados desde la coronación de la presa, que deberá quedar enrasada a la misma altura que la presa del molino Ahedillo, que se referirá a punto fijo e invariable del terreno.

4ª La Administración no responde de la constancia del volumen máximo concedido, que se entenderá además sujeto a la reducción del caudal que se autorice a derivar al Ayuntamiento de Bilbao para el abastecimiento a que alude el Real decreto – ley de 4 de Junio de 1926, salvo en cuanto esa derivación pudiera mermar 1os derechos actuales de los molinos Ahedillo y el Berrán[2], que, de resultar perjudicados, habrán de ser indemnizados con arreglo a las disposiciones vigentes.

5ª Se otorga esta concesión por el plazo de setenta y cinco años, contados a partir de la fecha en que se autorice su explotación parcial o total. Pasado este plazo revertirá al Estado libre de cargas, como preceptúa el

Real decreto de 10 de Noviembre de 1922; queda además sujeta esta concesión a lo dispuesto en los artículos 2°, 4° y 6° del Real decreto de 14 de Junio de 1921 y en la Real orden de 7 de Julio del mismo año.

6ª Las obras empezarán en el plazo de tres meses a partir de la fecha de la publicación en la Gaceta de Madrid de esta concesión; y deberán quedar terminadas en el de un año, contados a partir de la misma fecha.

7ª Queda sujeta esta concesión a las disposiciones vigentes sobre Protección a la Industria nacional, Contrato y Accidentes del trabajo y demás de carácter social.

8ª Se ejecutarán las obras bajo la inspección y vigilancia de la Jefatura de Obras públicas de Álava y Vizcaya, siendo de cuenta del concesionario los gastos que por aquélla se originen.

9ª Una vez terminadas las obras y previo aviso del concesionario, se procederá a su reconocimiento, levantando acta, en la que conste el cumplimiento de estas condiciones y expresamente se consignen en ella los nombres de los productores españoles que hayan suministrado las máquinas y materiales empleados, sin que pueda comenzar la explotación antes de aprobar este acta la Dirección general.

10. La Administración se reserva el derecho de tomar de la concesión los volúmenes que sean necesarios para la conservación de carreteras en la forma que estime conveniente, pero sin perjudicar las obras de la misma.

11. El depósito constituido quedará como fianza a responder del cumplimiento de estas condiciones, y será devuelto después de aprobar el acta de reconocimiento final.

12. Se otorga esta concesión salvo el derecho de propiedad, sin perjuicio de tercero y con obligación de ejecutar las obras necesarias para conservar o sustituir las servidumbres legítimas existentes.

13. Se autoriza la ocupación de los Terrenos necesarios para la ejecución de las obras, debiendo previamente decretarse la imposición de las servidumbres legales por la Autoridad competente y aprobarse por la Jefatura de Obras públicas, el proyecto de detalle para el cruce de la carretera de Valmaseda al Valle de Mena, oída la entidad encargada de su conservación.

Río Cadagua

14. Caducará la concesión, con pérdida de la fianza, por incumplimiento de estas condiciones y en los casos previstos en las disposiciones vigentes, declarándose aquélla según los trámites señalados en la ley y Reglamento de Obras públicas.

Y habiendo aceptado el concesionario las preinsertas condiciones y remitido póliza de 120 pesetas, según dispone la vigente ley del Timbre, que queda inutilizada en su expediente, de Real orden comunicada lo participo a V. E. para su conocimiento, el de la Jefatura de Obras publicas de Álava y Vizcaya, el de los interesados y demás efectos, con publicación en el Boletín Oficial de esa provincia. Dios guarde a V. E. muchos años.

Madrid, 13 de Junio de 1929.

El Director general, Gelabert.

 

Señores Gobernadores civiles de Vizcaya y Burgos.

 

Acceso a original: Gaceta de Madrid, Núm. 175, 24 Junio 1929, 1749

[1] El Berrón.

[2] Ídem.

Deja un comentario