Historias de Mena

La plaza de toros de Villasana de Mena (1944-1945)

Plaza de Las Arenas

La plaza de toros viajó de Villasana de Mena a las Arenas (Guecho). Fuente: El Ruedo. Semanario gráfico de los toros Año IV Nº 139 – 1947 Febrero.

Cuando hablamos de la plaza de toros de Villasana de Mena lo hacemos de la Placita de Valmaseda, construida a expensas de Silverio Fernández Novales – costó 72.000 pesetas – e instalada en esa localidad de 1940 a 1944. Pero no sólo nos referimos a estas dos localidades, también estuvo emplazada de nuevo en Vizcaya – en Las Arenas – y finalmente en el madrileño municipio de San Lorenzo de El Escorial.

Su origen responde a la pasión del citado Fernández Novales por la tauromaquia puesta al servicio de sus conciudadanos por partida doble, esto es, dicha construcción no solo proveerá de espectáculos a la villa, sino que su recaudación será destinada a la beneficencia.

“Dicho señor la construyó llevado sólo de su afición y de su afecto al pueblo, juntamente con el deseo de proporcionarle un grato esparcimiento y a la vez ayudar a las instituciones benéficas con los ingresos que pudiera reportar, ya que los gastos corrían de su cuenta”[1].

La Placita remonta el río Cadagua, desde las Encartaciones al vecino Valle de Mena en 1944. Las numerosas peticiones por parte de la Junta de Beneficencia de Villasana de Mena junto a la finalidad benéfica de su uso se traducen en una venta a precio bajísimo[2]. En efecto, una comisión de conocidos convecinos y veraneantes – entre ellos José Landaluce, Lisardo Calvo y Javier Barroso – se encarga de la compra y explotación en favor de la Santa Casa Asilo – Hospital del Valle de Mena. Se constituye para ello una Sociedad con un capital de 65.000 pesetas, de las cuales, 55.000 correspondían a la adquisición de la Plaza, y las 10.000 restantes como capital inicial.

Entre las fiestas celebradas en la temporada veraniega de 1944 figuran una becerrada y un festival taurino como parte de la conmemoración de las bodas de oro del Asilo – Hospital del Valle de Mena. En la primera, celebrada el 9 de septiembre, participan los aficionados bilbaínos Gabriel Gangoiti y Víctor Aguinaco “Morenito de Zabala”. Siete días después, con la intervención de toreros reputados como Luis Gómez “El Estudiante”[3] y Juan Mari Pérez – Tabernero, en sustitución del finalmente ausente José Mejías “Bienvenida”, y reses de Prudencio Encinas, los festejos alcanzan un rotundo éxito. Así lo recoge Bustamante Bricio en “La tierra y los valles de Mena. Biografía de un municipio”[4]:

“El festival se celebró el sábado 16 de septiembre presidiendo la corrida cuatro señoritas menesas ataviadas magníficamente a la española – Nelly Ruiz de Arcaute, Mercedes Helguero, Josefina Ullastres y Piedad Martínez Vallejo – a quienes los matadores brindaron un novillo a cada una. La fiesta resultó un resonante éxito artístico, cortando ambos diestros, que vestían campero, orejas y rabos entre las aclamaciones de un público que se entregó desde el principio del festival. Actuó de picador, colocando unas varas de buena factura, Manolo San Pelayo”.

Las Arenas, Guecho (Vizcaya).

Gracias a la publicidad del evento en prensa y radio bilbaína, el servicio de trenes especiales procedentes de la citada ciudad y de Espinosa de los Montero, unido al fin benéfico, la época estival y la presencia nutrida de veraneantes que dinamizan las actividades sociales en Villasana de Mena se produce un lleno casi completo que supone generosos beneficios económicos. Uruñuela advierte que la preparación y montaje de la Plaza de Toros, y su desmontaje ocasiona de gastos 7.841 pesetas, bastante más de lo que cobran los toreros y auxiliares[5]. También habla de su beneficio, por encima de 7.000 pesetas[6]. Dichas ganancias facilitaron la compra de la plaza y la venta de ésta un año después permite la construcción de la capilla de la Casa[7].

La siguiente ubicación será Las Arenas, Gecho (Vizcaya) en las inmediaciones del Puente Colgante. En 1945 la plaza pasa a ser propiedad de Antonio Menchaca quien “desinteresadamente otorga a nuestro Santo Hospital Asilo el derecho a los beneficios de explotación de una plaza de toros desmontable de su propiedad” (Acta municipal de 15 de junio 1945[8]).

Luis Uruñuela nos brinda en su artículo una descripción de la Plaza de Toros de Las Arenas: desmontable, con capacidad para 2.900 espectadores y un diámetro del ruedo de 30 metros. Además de la barrera cuenta nueve tendidos, con un pasillo de circulación, y en su armazón lleva dispuestas cuatro puertas de entrada – unas escaleras plegables que se levantan -. Asimismo tiene su puerta amplia para la salida las cuadrillas y su puerta toril. “Dan vistosidad unos palcos instalados con mucho gusto”[9].

La Plaza se compone de armaduras de hierro ligeras y portátiles, sobre las cuales viene la madera. Totalmente atornillada, sin ningún clavo. La tabla del asiento, al ceder al peso, descansa en la vertical, lo que le da así gran resistencia. En palabras del citado autor es “una plaza cómoda y de mucha seguridad”[10].

Cartel de la inauguración de la plaza de toros de Las Arenas.
Cartel de la inauguración de la plaza de toros de Las Arenas (22/07/ 1945)

El uso de ésta alternará festejos taurinos con verbenas, veladas de boxeo y otros espectáculos de carácter benéfico. Desde su inauguración, el 22 de julio de 1945, con un festival a beneficio del Santo Hospital en el que participan Pedrito Robredo y Luis Díez hasta su cierre y venta dos años después contará con la presencia de forma gratuita de los mejores novilleros del momento[11]; Rafael Ponce «Rafaelillo«, Juan Belmonte Campoy…

Los elevados gastos e impuestos de los eventos provocaron la disminución de festejos de un año para el otro. Consecuencia de ello fue la venta de la plaza por el doble de lo que costó, esto es, 280.000 pesetas y su traslado a San Lorenzo de El Escorial.

En la inauguración de la plaza en San Lorenzo tomaron parte Domingo Pepe y Luis Miguel Dominguín.

Plaza de San Lorenzo de El Escorial. Fuente: El Ruedo. Semanario gráfico de los toros. Nº 160, Año IV, Madrid, 17 de julio de 1947. (Foto: Actualidad)

“En uno de los lugares más bellos de El Escorial se ha instalado la placita de toros que estaba asentada en Las Arena, de Bilbao. La nueva Plaza, lograda merced al celo y a la afición del actual alcalde de El Escorial, don Salvador Almela, tiene capacidad para 3.200 personas y está dotada de excelentes servicios auxiliares”[12]

 

[1] Uruñuela, Luis, “El Ruedo. Semanario gráfico de los toros”, Nº 139, Año IV, Febrero, 1947.

[2] Íbidem.

[3] En su enlace con Victoria Bello Aguirre figura como testigo Manuel Ruigomez Velasco, padrino de guerra del diestro. Tajo. Revista gráfica semanal, Año IV, Nº 181, 25 Diciembre 1943.

[4] Bustamante Bricio, José; “La tierra y los valles de Mena. Biografía de un municipio”, 1971.

[5] Uruñuela, Luis, “El Ruedo. Semanario gráfico de los toros”, Nº 139, Año IV, Febrero, 1947.

[6] Íbidem.

[7] Bustamante Bricio, José: Opus citati.

[8] LOS TOROS Y GETXO -II-, «Blog «Memorias de Getxo».

[9] Uruñuela, Luis, “El Ruedo. Semanario gráfico de los toros”, Nº 139, Año IV, Febrero, 1947.

[10] Íbidem.

[11] http://getxosarri.blogspot.com/2015/10/los-toros-y-getxo-ii.html

[12] El Ruedo. Semanario gráfico de los toros. Nº 160, Año IV, Madrid, 17 de julio de 1947.

Deja un comentario