Historias de Mena

Pío Baroja estuvo en Leciñana

Pío en Laya
Pío en Leciñana de Mena. ¿Te lo imaginas?

Pío Baroja (1872 – 1956) estuvo en Laya. El escritor de la generación del 98 dejó constancia de su paso por el Valle de Mena, en 1934, en uno de los artículos publicados un año después en la revista “Estampa” siguiendo los pasos de la expedición del general carlista Gómez Damas un siglo antes.

Este viaje formó parte de una serie de excursiones que el escritor llevó por la península y sirvieron de impulso creativo en algunas de sus futuras obras gracias al conocimiento de paisajes y personas que le propiciaron éstas. El resultado inmediato de algunos de estos viajes fueron algunos artículos de carácter periodístico como el que nos ocupa. No obstante, conviene matizar, que el rigor de estos ha sido puesto frecuentemente en entredicho.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las guerras carlistas en el Valle de Mena y su resonancia en Pío Baroja y Benito Pérez Galdós.En efecto, el reportaje “Sobre la ruta del general Gómez por los caminos de España” publicado en la Revista Estampa en 1935, o su posterior versión con modificaciones en “La expedición Gómez” (1948) dentro del séptimo volumen de sus “memorias” – sin olvidar el eco de ambas en dentro del capítulo “Hacia el valle de Mena” en «El País Vasco» (1953) – fueron el resultado de alarmantes inexactitudes, falta de rigor histórico y desconocimiento del medio geográfico. Baste con señalar un hecho; el general Gómez no pasó por Mena sino que llegó desde Amurrio a Bercedo por Losa, tal como resume García de Juan en su interesante y ameno libro, “Las guerras carlistas en el valle de Mena y su resonancia en Pío Baroja y Benito Pérez Galdós”:

“ … la realidad fue que, partiendo de Amurrio a las dos de la madrugada del día 26 (junio de 1836), recorrió el valle de Losa y pasó por la merindad de Trasloma, llegando al pueblo de colina a las tres de la mañana del 27, donde descansó tres o cuatro horas. Reanudada la marcha, la expedición entró en la merindad de Montija, y hacia las ocho de la mañana, se encontró en Revilla y alrededores con las tropas liberales”[1]

Este error junto a otros bastante graves en la narración de episodios bélicos o en la localización de lugares son desgranados minuciosamente por García de Juan en su obra a la que recomiendo visitar y profundizar dejando la tercera guerra carlista y su incidencia en Mena en buena lectura. Ocupémonos pues del viaje de Pío por Mena 100 años después.

Posible ruta de Baroja por el Valle de Mena
Posible ruta de Baroja por el Valle de Mena

Siguiendo el artículo de este escritor se puede trazar una posible ruta en coche desde Amurrio a Bercedo pasando  por Respaldiza, Quejana, Menagarai, Arceniega, Villasana de Mena y Laya (barrio de Leciñana). No aparecen citadas en él pero si son probables lugares de paso Angostina, Montiano, Medianas, Villanueva de Mena, Barrasa, Paradores y Vivanco. Desde Bercedo la ruta continuaría por Villasante, Baranda, Espinosa de los Monteros… hasta llegar a Reinosa (Cantabria).

 

«Ruta de Baroja» en imágenes.

Dos parecen ser las únicas localidades menesas en las que se detiene en escritor, Villasana de Mena donde, en sus propias palabras, “consulta el mapa” y Leciñana:

“Paso por Leciñana de Mena.

Leciñana de Mena está a la izquierda de la carretera. A la derecha hay un barrio llamado Laya. Me detengo a hablar con un hombre,

— ¿Usted ha oído hablar de que por aquí lucharon carlistas y liberales?

— Sí; he oído, pero yo era pequeño cuando la carlistada.

— ¿Y de la guerra anterior?

— ¿De la de los franceses?

— No, de otra carlista que hubo antes.

— No; de esa a no he oído nada.

Seguimos adelante y pasamos por Bercedo, que tiene una pequeña iglesia románica”.

Baroja en Bercedo
Baroja en Bercedo.. Revista «Estampa» Biblioteca Nacional de España.
Torre de Lezana
Torre de Lezana.

Es desalentador no encontrar foto alguna de Mena en el artículo. No ocurre lo mismo con las vecinas Amurrio, Quejana, Bercedo o Argomedo. Resulta difícil imaginar no detenerse a inmortalizarse con el santuario de Cantonad al fondo o la torre de Lezana. Entendemos que otras joyas, caso de las iglesias románicas de Siones o Vallejo de Mena, al no ubicarse a pie de ruta pudiesen ser ignoradas. Todo lo contrario a la iglesia de Bercedo, en la que posa nuestro protagonista en una de sus paradas. Esta falta de documentación gráfica, unido a la falta de rigor de Baroja en su descripción del medio físico que atraviesa ha sido interpretado como un claro indicio de que, en realidad, no pasó por este valle de Mena que describe sino que fue a Bercedo por el puerto de Angulo y atravesando el valle de Losa[2].

La ruta que se presenta no pudo ser la de Gómez, eso está claro. En ese sentido debería hablarse de la “Ruta de Baroja siguiendo a Gómez” y ésta, a falta de alguna prueba más esclarecedora, tuvo cuando menos una existencia literaria. La suerte del viajero actual, a diferencia de la que tuvo Don Pío, es tener una Oficina de Turismo en Villasana donde consultar un mapa de verdad.

[1] Miguel Ángel García de Juan, “Las guerras carlistas en el valle de Mena y su resonancia en Pío Baroja y Benito Pérez Galdós”, Letra Clara Ediciones, 2016, Madrid.

[2] Íbidem.

Deja un comentario