Historias de Mena

Novales y Galdós en «La Alberquilla».

Capítulo especial constituyó la dirección de la explotación de “La Alberquilla” (Toledo), extensísima finca de su propiedad -“que cuidaba con ilusión de enamorado”[1] y en la que pasaba una gran parte del año sin descanso[2].

Resultado de sus proyectos de implantación de riegos, de defensa de las márgenes contra el ataque del Tajo, plan de cultivos… etc  “La Alberquilla” se convirtió en una de las mejores fincas de regadío de España. En sus secanos formó una variedad de ganado lanar precoz y de lana semifina “que fue laureado en cuantas Exposiciones se presentó y que constituía el orgullo de su dueño”[3], del cual se exhibieron cuatro lotes en el Concurso de Ganados celebrado en Madrid, obteniendo tres premios primeros y uno segundo[4].

A través del Sindicato Nacional de Maquinarias agrícolas del que fue socio fundador, después gerente y finalmente Consejero, desempeñaría una de sus más notables aportaciones en pos de modernizar la agricultura española, habituándola a la explotación científica y al uso de la máquina, con el objetivo de terminar con la tradicional dependencia exterior de la economía agrícola española, junto a insignes como José Zulueta y Gomis, José María Zorita, Wenceslao Delgado o Juan Ortueta, y con la cooperación de agrónomos de incipiente talento, caso de Andrés Garrido Buezo.

Junto al Caserío de «La Alberquilla» (1) se encuentra un terreno conocido como «Huerta del ingeniero» (2)

La finca de “La Alberquilla” es una de las explotaciones agrícolas más destacadas de Toledo, situada en las inmediaciones de la que fue capital imperial, en la vega del Tajo. Presidida por un singular edificio de estilo mudéjar y asentada sobre terrenos de una antigua villa romana tiene un pasado literario excepcional[5]. En ella se alojó la biblioteca de Bartolomé José Gallardo, gran bibliógrafo español del siglo XIX, y dueño de la misma, y en sus estancias escribió algunas de sus páginas Pérez Galdós, alojado durante temporadas allí, en su denominada “Arabia feliz”[6].

«Huerta del ingeniero»

En “La Alberquilla de Toledo, una finca ilustrada” puede leerse una breve historia sobre esta finca de 169 fanegas de extensión  que, tras la desamortización de Mendizábal, fue adquirida por 387.200 reales, el 4 de diciembre de 1836, por Gallardo. El que fue bibliotecario de las Cortes de Cádiz y diputado por Badajoz en 1834 sería dueño hasta su muerte en 1852, siendo heredada finca y biblioteca por su sobrino Juan Antonio Gallardo y Rivero. Distinta suerte correrían éstas, perdiéndose o desperdigándose la segunda, tras negar su venta a la Biblioteca Nacional, mientras sí se contribuía a la modernización agraria de la primera.

«La Alberquilla», singular edificio. (Foto: Ayuntamiento de Toledo)

A finales de siglo Novales adquiriría “La Alberquilla” convirtiéndola en una finca modélica, considerándose una de las mejores explotaciones de regadío del país[7]. Así, realizó experiencias en la selección de semillas, análisis de suelos, cría de ganado lanar y uso de nuevas maquinarias al tiempo que trasladaba sus experiencias a diferentes publicaciones, especialmente a la revista “Progreso agrario y pecuario” de la que fue director – hablaremos de ella en la siguiente entrada-.

Galdós, junto a Sergio Novales y su sobrino Hurtado de Mendoza, en la finca toledana.

Novales y el escritor.

Galdós junto a su sobrino José Hurtado de Mendoza – compañero de profesión de Novales -, en ocasiones acompañado por Gregorio Marañón, visitaría este lugar, en cuya casa se reservó una habitación para desarrollar su producción literaria, fundamentalmente en los meses de invierno, prolongándose a veces varias semanas, donde alternaba ésta con excursiones por pueblos y parajes cercanos.

Mariucha, obra de Pérez Galdós.
Mariucha es una obra de teatro en cinco actos, escrita por Pérez Galdós y estrenada en 1903.

Allí se abastecía Galdós de paloduz (regaliz de palo) para suavizar los efectos de su tabaquismo y prueba de la importante estima que tenía el escritor sobre la finca se contrasta en anécdotas como la del “ochavo moruno” y la de “Mariucha”. La primera una moneda romana que encontró, conservó en vida y con orgullo exhibía entre amistades, fruto de la prueba de un nuevo arado de desfonde; una oveja negra la segunda, nacida en la finca de Novales, y cuya lana, al no poder teñirse, era de limitado aprovechamiento y rentabilidad dentro una industria textil orientada a la exportación de alta calidad, y que el escritor se llevó a Madrid.

“Sin embargo, Mariucha vivió muchos y felices años, el primero de todos en el madrileño barrio de Argüelles, con la familia Pérez Galdós[8]. El resto de su vida, en la finca que la vio nacer, ‘La Alberquilla’, cuando el escritor y sus hermanas se dieron cuenta de que un piso en Madrid no era el mejor lugar para ella. Pagó el escritor su manutención toda la vida, y como premio recibía cada primavera un mechón de lana negra, que llegaba por carta y llenaba la casa de risas y de cantos”. La oveja de Galdós”. El Diario.es

«Además, era un animalero, le encantaban los animales y llegó a tener en su casa de Madrid una oveja de esta finca, a la que llamó ‘Mariucha’, como la obra de teatro que acababa de estrenar, y que se llevó porque como era negra iban a sacrificarla”. Benito Pérez Galdós, el mapazán, Ángel Guerra y la oveja toledana ‘Mariucha’

Véase:

«La Alberquilla» de Toledo, una finca ilustrada – ABC.es

La Alberquilla, historia viva | Noticias La Tribuna de Toledo 

El yacimiento prehistórico y protohistórico de «La Alberquilla” (Toledo) / Ismael del Pan.

Nota relativa al descubrimiento de mosaicos romanos en “La Alberquilla”

Benito Pérez Galdós, el mapazán, Ángel Guerra y la oveja toledana “Mariucha”. 

“De la Huerta del Rey a la Alberquilla” (Pdf)

El Nuevo Miliario Boletín sobre vías romanas, historia de los caminos y otros temas de geografía histórica» Número 5. Enero de 2008

Continuará…

<< Anterior Siguiente >>


[1]El progreso agrícola y pecuario, Madrid, 15 de Junio de 1921. Nº 1.202. Pág. 360.

[2] Íbidem, Pág. 361

[3] Íbidem.

[4] Íbidem, Pág, 363.

[5] «La Alberquilla» de Toledo, una finca ilustrada, https://www.abc.es/toledo/ciudad/20150121/abci-alberquilla-toledo-finca-ilustrada-201501212046.html

[6] Íbidem.

[7] Íbidem.

[8] “… se la llevó a Madrid, a la casa de su sobrino, en Hilarión Eslava” Toledo y Benito Pérez Galdós, una historia de amor para recordar en el centenario de su muerte. https://www.eldiario.es/castilla-la-mancha/toledo-benito-perez-galdos-centenario_1_1096503.html

Deja un comentario