Historias de Mena

Sergio Novales: Profesor, comisionado y burócrata infatigable.

Sergio Novales fue profesor, comisionado y burócrata infatigable y de extenso currículo. Sin embargo, el «trabajo de oficina» no estuvo reñido con el desarrollo de una actividad particular, igualmente productiva y vasta. La suma de ambas se materializaría en una carrera brillante, de la que este burgalés jamás quiso vanagloria.

“Fue hace bien pocos días, en la fiesta de la Agricultura celebrada en su finca, con asistencia del ministro de Fomento… Una serie de señores, que nada tenían que decir, encontraron motivo para exhibirse. El marqués de Alonso Martínez, presidente de la Asociación de Agricultores, de la Asociación de Ingenieros civiles y de la Junta Consultiva Agronómica, dirigió en su discurso un cariñosísimo saludo al dueño de la finca en que la fiesta se celebraba, ponderó la ciencia del ingeniero, la pericia del agricultor que en nuestro ilustre Director concurrían, haciendo resaltar que al hacer tales manifestaciones no le cegaba la amistad, sino que era la justicia quien se las dictaba. Don Sergio de Novales, rojo de vergüenza como un colegial a quien se coge en falta, sólo atinó a decir a media voz: «No, no; esas palabras son hijas sólo de su afecto». Pero allí, donde tantos que debieron estar callados hablaron y se pavonearon, el único que se quería que hablara no habló…». «Y es que D. Sergio de Novales era la modestia y la delicadeza personificadas. Un hombre de esas condiciones está claro que no podía ser político, y por eso no pasó de diputado a Cortes por la provincia de Toledo, varias veces; mas para él, que no adulaba, que no intrigaba, no hubo prebendas, Subsecretarías ni Direcciones generales…»[1]

Bien. Vamos a centrarnos, en esta entrada, en su carrera pública, dejando su actividad particular para la próxima entrada.

Recién salido de la escuela y nombrado el 90 ingeniero agrónomo de la Dirección General de Contribuciones Directas, realizó trabajos periciales en el pueblo de La Seca (Valladolid).

Como el 92 ingeniero agregado a la Escuela General de Agricultura, desempeñó varios trabajos, que aparecen recogidos en “Las Cortes Españolas de 1910” de Modesto Sánchez de los Santos[2]: prácticas de topografía (tanto de ingenieros como peritos), de industrias y de cultivos especiales impartiendo, además, en sustituciones, las asignaturas de Topografía (peritos). Zoología aplicada y Zootecnia, Cultivos especiales, Industrias rurales y Legislación rural, hasta que por falta de presupuesto fue cesado.

Fue también, prosiguiendo con la citada obra[3], inspector técnico especial, ingeniero agrónomo en la Inspección General y más tarde redactor – jefe de la “Gaceta Agrícola del Ministerio de Fomento”, y después auxiliar facultativo de la Sección Especial de Plagas del Campo, del Consejo Superior de Agricultura, Industria y Comercio y secretario de la misma sección.

Novales hablando con Alfonso XIII
Novales hablando con Alfonso XIII, en la instalación del Sindicato Nacional de Maquinaria Agrícola. Foto Goñi. (ABC, 17-6-1908)

Ingresado en el Cuerpo de Agrónomos el 98, tras un tiempo de excedencia como diputado a Cortes y de lograr sus ascensos por escala cerrada, es propuesto y nombrado profesor de la Escuela General de Agricultura para explicar la asignatura de Conocimientos de máquinas, Prácticas de conocimiento de máquinas, Problemas de Matemáticas y Dibujo de máquinas y topográfico. Posteriormente haría lo propio con la asignatura de Mineralogía, Geología y Dibujo, a la vez que continuaría dando otras enseñanzas de la sección de Peritos Agrícolas[4].

Simultáneamente con estos trabajos de oficina y de profesorado desempeñó comisiones especiales que contribuyeron a introducir en España los adelantos de la agricultura extranjera al tiempo que “acrecentarían el buen nombre de este menés”[5].

Así, en 1888, como comisionado con carácter honorífico y gratuito para estudiar la organización de los establecimientos de enseñanza agraria de Italia y Francia, presentó sus observaciones resultantes de catorce meses de estudios. Asimismo, en 1897, fue comisionado para visitar los departamentos vitícolas de Francia, Suiza, Alemania, Bélgica, Portugal y del extinto imperio Austrohúngaro, estudiando las condiciones de cultivo y producción de las cepas americanas, adaptación, etc… de todo lo cual redactó “una Memoria notabilísima”[6]. Ese mismo año, prosiguiendo con la obra de Sánchez de los Santos[7], también estudiaría el material más perfeccionado para la fabricación de aceite adquiriendo, con destino a la almazara del Instituto Agrícola de Alfonso XII, el material necesario, que al efecto fue instalado.

Nombrado en 1898 para asistir, como secretario general de la Junta Consultiva del Instituto Geográfico y Estadístico, acude a la Conferencia de la Asociación Geodésica Internacional para la medición de la Tierra, que se verificó en Stuttgart. Como vocal de la Subcomisión permanente de Evaluación y Catastro recorrió,  en 1899, visita de inspección de los trabajos agronómicos catastrales que se verificaban en las provincias de Cádiz, Córdoba, Málaga, Sevilla, y redactó una Memoria que la Subcomisión “aprobó con expresivo aplauso”[8]. Por último, en 1903, declinaría, tras ser nombrado, la comisión para adquirir en Inglaterra ganado vacuno y de cerda de determinadas razas.

< PrevioSiguiente >

[1] El progreso agrícola y pecuario, Madrid, 15 de Junio de 1921. Nº 1.202. Pág. 360.

[2] Sanchez de los Santos, Modesto. Las Cortes Españolas: las de 1910, A. Marzo, Madrid, 1910.

[3] Íbidem.

[4] Íbidem.

[5] Íbidem.

[6] Íbidem.

[7] Íbidem.

[8] Íbidem.

 

Sergio Novales: Caniego, origen y familia.

Sergio de Novales y Sainz, ingeniero agrónomo desde 1888, fue uno de los hombres a quienes debe más la agricultura contemporánea de España[1]. A lo largo de las siguientes líneas rastrearemos su origen hasta el Valle de Mena, y en  concreto, con el pueblo de Caniego.

Iglesia de San Julián de Caniego (Burgos)

Si bien la fecha de su fallecimiento, 11 de junio de 1921, y el lugar de la misma, Villaverde, provincia de Toledo no plantean dudas dado que ésta se produjo en un accidente ferroviario de gran impacto nacional, recogido por la prensa de la época, sí parece albergar más dudas no la fecha de nacimiento, 7 de octubre de 1864, sino el lugar en el que vio la luz por primera vez. Se recoge comúnmente el burgalés Valle de Mena[2] como lugar de origen, pero no se concreta más. Esto quizás es debido a que en su partida de nacimiento[3] no consta expresamente este dato, aunque todo parece indicar que nació en la misma localidad en la que fue bautizado, de la que constan sus padres como vecinos, esto es, Caniego. Leer más «Sergio Novales: Caniego, origen y familia.»

Sergio Novales: Biografía y estado de la cuestión.

La biografía de Sergio Novales recogida a continuación y presentada en varias entradas a lo largo de este mes de octubre tiene sus por qué y sus por qué no que explicarían la presencia o ausencia en Historias de Menas por una de serie de razones. Leer más «Sergio Novales: Biografía y estado de la cuestión.»

Biblioteca menesa: Guerras Carlistas en el Valle de Mena.

LAS GUERRAS CARLISTAS EN EL VALLE DE MENA Y SU RESONANCIA EN PÍO BAROJA Y BENITO PÉREZ GALDÓS, Miguel Ángel García de Juan, 2016, Ed. Letra clara, 154 págs, (15 x 21 cm.).

Las guerras carlistas en el Valle de Mena y su resonancia en Pío Baroja y Benito Pérez Galdós. “El valle de Mena, dada su situación geográfica, tuvo que soportar enormes padecimientos en dos de las tres guerras civiles españolas del siglo XIX. La liberal merindad menesa, uno de los pasos hacia el sur y el oeste de las tropas carlistas desde Vizcaya y Álava y de las isabelinas hacia las mencionadas provincias vascas, sufrió el ir y venir de ambos ejércitos, mandados en varias ocasiones en su territorio por tan afamados generales como el leal a la Reina Baldomero Espartero y el legitimista Rafael Maroto. Tal relieve adquirieron las acciones de guerra, o preparativos de ellas, en Mena y alrededores que dos de los más prestigiosos novelistas españoles de los siglos XIX y XX, Benito Pérez Galdós y Pío Baroja, las trasladaron a sus obras. El segundo las rememoró en un reportaje publicado en 1935 y el primero las llevó transfiguradas a varios de sus «Episodios Nacionales»”. Leer más «Biblioteca menesa: Guerras Carlistas en el Valle de Mena.»