Historias de Mena

Venta de heredad en Opio (1807).

(Quarenta maravedis)

(HISPANIARUM REY – CAROLUS IV D.G)

(SELLO QUARTO, QUARENTA MARAVEDIS, AÑO DE MIL OCHOCIENTOS Y OCHO)

En el barrio del Berrón del concejo de Bortedo a treinta de julio de mil ochocientos siete, ante mí el Escribano y testigos infra escritos, María de Santiago, de estado viuda y vecina del lugar de Opio, como heredera de Francisca de Nales, difunta, y en representación de Lorenza y Segundo de Nales, menores de edad, todos tres sus hijos legítimos y de Félix de Nales, vecino que fue del mismo lugar de Opio, ya difunto, y Feliciano y Felipe de Nales, naturales de él y vecino aquel del de Río, mayores que confiesan ser de edad y que por si propios se gobiernan.
Detalle de Manuscrito de 1808

Dicen, que por que no tienen otro arbitrio, ni disposición para satisfacer los réditos de un censo con que están grabados los bienes de expresado Félix y costas que sobre su cobranza se han ocasionado, se miran en la precisión de enajenar una heredad de herencia del mismo, que en común y pro indiviso tienen al sitio de la Llanada del Pando término de referido Opio, de cuatro celemines y medio de sembradura poco más o menos como la (figura) del margen de este instrumento, a surco por cierzo de herederos de Manuel de la Presilla y Julián de la Sota Solano también de éste y herederos de Basilio del Campo, regañón los de Felipe de Vales y el señor Don Celestino Ortiz de la Riba Caballero Maestrante de Ronda, vista antiguo jubilado de la real Aduana de Cádiz y vecino de este concejo de Bortedo, y ábrego Antonio de Nales, éste y aquellos del citado de Opio.

Y aunque para efectuar el instrumento del caso, respecto la mayor edad de mencionados menores era necesaria información de utilidad y licencia de la Justicia, en obvención de sus costos, en asunto de tan corto valor.

Página 1 y 4.
Páginas 1 y 4.

Por el presente = Otorgan que la heredad deslindada la venden a referido señor Don Celestino Ortiz de la Riba con todas las entradas salidas usos, costumbres, regalías, servidumbres y cosas anejas que ha tenido y le pertenecen, libre de todo gravamen temporal y perpetuo por precio de trescientos reales vellón que de consentimiento de prenotados Feliciano y Felipe de Nales ha recibido la María de Santiago su madre en este acto del señor comprador en un doblón de ciento y sesenta, otro de ochenta, un escudo de cuarenta y cinco pesetas de a cuatro monedas oro y plata acuñadas, corrientes en estos reinos que componen dichos trescientos reales, de cuya entrega y recibo doy fe por haber sido a mi presencia y de los testigos que se nominaran.

Detalle de Manuscrito de 1808

Y como pagados y satisfechos de ellos a su voluntad formalizan a favor de dicho señor Don Celestino la más eficaz carta de pago que a su seguridad conduzca, declaran que el justo precio y verdadero valor de citada heredad es el de los mismos trescientos reales recibidos por ella y que no vale más y a mayor abundamiento renuncian la ley que trata de los contratos en que hay lesión en más o menos de la meta del justo precio y término que prefine para pedir su rescisión o suplemento a su justo valor, el que dan por pasado como si lo estaría.

Página 2 y 3.
Páginas 2 y 3.

Y desde ahora para siempre se desapoderan y apartan y a dichos menores y sus herederos y sucesores del dominio o propiedad posesión, título, voz, recurso y otro cualquier derecho que les competa a expresada heredad y lo ceden y traspasan con todas sus acciones en pre nominado señor Don Celestino y en quien la suya represente para que la posea goce, cambien, enajene use y disponga de ella a su elección como de cosa suya propia.

Y le confiere el poder irrevocable que se requiere para que de su autoridad o con la de Justicia tome y aprenda la real tenencia y posesión que por derecho le corresponde de la que y de legítimo titulo (de) pertenencia quieren le sirva el tanto autentico de este instrumento que me piden le dé, en cuyo entre tanto se constituyen sus tenedores y precarios poseedores en legal forma, y obligan a su seguridad evicción y saneamiento todos sus bienes muebles raíces derechos y acciones presentes y futuros, y los de dichos menores.

Y con el poderío a justicias competentes su misión y renunciación de leyes en derecho preciso y las de la menor edad y todo beneficio de restitución competente a mencionados Segundo y Lorenza, para que a ello les apremien lo otorgan dando por expreso otro cualesquiera legal requisito que le falte, siendo testigos Miguel de Velaunde, Isidoro y Joaquín de la Tapia habitantes en este pueblo y el de Santecilla. Y los otorgantes a quienes yo el Escribano doy fe conozco manifiestan no saber firmar, a su ruego lo hace uno de dichos testigos Joaquín de la Tapia y Mazón = Ante mí: Don Antonio de la Tapia y Santiago – interlineado: su figura = valga –

Yo el sobredicho Don Antonio de la Tapia y Santiago Escribano del Rey Nuestro Señor y público en oficio de su real Corona del Numero de este Valle de Mena, presente fui a el otorgamiento de su matriz que en el sello cuarto queda en mi registro de que doy fe, y con la remisión necesaria signo y firmo como acostumbro en este pliego y lugar de Santecilla de mi vecindad a veinte y uno de enero de mil ochocientos y ocho.

Don Antonio de la Tapia y Santiago.

Deja un comentario