Historias de Mena

Vivanco en el Catastro de Ensenada (1750 – 1754).

Lugar de Vivanco.

Iglesia de San Juan Bautista (Vivanco de Mena)
Iglesia de San Juan Bautista (Vivanco de Mena)

En el lugar de Vivanco á diez de Junio de mil setecientos cinquenta y dos, ante el Señor D. Gregorio Marcos Vallexo, Juez Subdelegado por S. M. para averiguazion de efectos,  y utilidades para la unica contribuzion concurrieron, como Regidores, y Cabeza de este Conzejo Juan Angel de Novales, y Lucas de Badillo, Domingo de Taranco, Sebastian Romillo, Domingo Garcia, y Manuel Zorrilla, Peritos nombrados para absolver las Preguntas contenidas en el Interrogatorio, hallándose presente D. Francisco Severino de San Pelayo, cura unico, capellan de la parroquial de este lugar, y vicario del Cavildo Eclesiastico del Valle de Mena: y digeron, que en cumplimiento del Auto que se les ha notificado, Venian á hazer el Juramento y declaraziones, que se les manda, y para que lo executasen con justificazion, su merced, por ante mi el Escrivano se le recivio á todos, y a cada uno por Dios nuestro Señor, y á una señal de Cruz en forma, vajo de el digeron declararian la Verdad de lo que supieren, y les fuere preguntado, y siéndolo común y particularmente por el thenor de el Interrogatorio, y de cada pregunta respondieron lo siguiente

1º. Digeron que este lugar se llama Vivanco, y que es de la Jurisdiccion Real de el Valle de Mena, y responden.

2º. Digeron que dicho lugar es realengo, y de la jurisdiccion de el mencionado Valle, y que paga por razón de Millones doscientos, y quince Reales cada año: cinquenta y cinco reales y ocho maravedíes por los quatro Uno por Cientos: y ciento y diez reales por Alcavala: de cuyos derechos pertenezen a S. M. (los) de Millones, y tienen entendido que los de Ciento y Alcavala son proprios de este Valle de Mena, con la obligazion de el situado, que consta de sus privilegios, á que se remiten: y las mencionadas cantidades las satisfaze este Conzejo, por medio de sus Regidores al Procurador General, quien pone en Arcas Reales de Burgos lo que toca á S. M. con arreglo á el encavazamiento, que haze por todos los tributos de los pueblos, que comprehende este Valle, dando quenta á el Ayuntamiento de lo que corresponde, y  le toca percivir y responden.

3º Digeron, que no tienen medido el termino, pero que a su prudente juicio hay desde la jurisdiccion del ayre solano á la del regañon medio quarto de legua corto, y desde la de el cierzo á la del abrego un quarto de legua, y de circunferencia como una legua, confronta por cierzo con camino, que divide el termino de los lugares de Taranco, y Villasuso, por solano paramo del lugar de Lezana, abrego la Peña, y el lugar de Irus, y por regañon rio, y lugares de Arzeo, y la Rivera, su figura es la del margen, y responden.

4º. Digeron que en los términos de este lugar no hay tierra regadia; ni que produzca dos frutos en un año, ni para hortaliza, porque todo es secano:  alguna de ella se siembra todos los años uno de trigo, y otro de maíz: otra que un año se siembra de trigo, y el siguiente descansa: otra que se siembra de comuña un año, y se abarbecha el siguiente: otra que un año se siembra de cevada, y otro huelga: hay algunos pocos prados , y heras para trillar, que no dan fruto: hay tierra para parral  y para viñas: hay tierra herial inútil por experiencia: hay dos montes proprios de este Conzejo, que ocuparían como ochenta fanegas de tierra, el uno de encinas, robles, y carrascos grandes, y pequeños, y el otro de hayas, espinos, y otros arboles infructíferos que no sirven para fabricas, ni dan otro fruto, ni utilidad, que la de cortar los vezinos del pueblo la leña necesaria  para el consumo de sus casas,  y abellotas para los ganados de cerda de la misma vezindad, y no para otros: tiene comunidad de montes este Conzejo con los lugares de Irus y Arzeo, con la livertad de cortar leña, si necesitan para sus casas, y velloteo de sus ganados, sin que le sirva de otro aprovechamiento al lugar que de veinte reales, que á corta diferencia importaria un año con otro lo que pagan algunos particulares, que compran, para hazer carbon, las leñas muertas, que los malos temporales del invierno suelen derribar de los   arboles, y responden.

5º. Digeron que en las tierras que llevan declaradas hay de primera calidad de secano, que de continuo se siembran un año de trigo y otro de maiz: de segunda calidad que se siembra un año de trigo y otro descansa: de tercera calidad, que un año se siembra de comuña, y otro se abarvecha: de quarta calidad, que un año se siembra de cevada, y el siguiente huelga: hay tierra, que sirve para parrales, y otra para viñas: otra corta porción para Prados, que llevan yerva: y otra para heras de trillar, que no dan fruto, y no hay tierra á excepción de lo herial por infructífero, y de la de los montes, y responden.

6º. Digeron, que aunque pocos se hallan plantados dentro de dichas tierras algunos arboles frutales, como son manzanas, perales, cerezos, nogales, guindos, melocotones, ciruelos, castaños, y olmos y responden.

7º. Digeron que dichos arboles están plantados en las referidas tierras, y sus inmediaziones sin orden, ni regla alguna, y responden.

8º Digeron la tienen absuelta en la antezedente, y responden.

9º. Digeron, que las tierras del termino no hay costumbre, ni inteligencia de medirlas por varas castellanas, ni pasos estadales si solo, por el grano, que llevan al tiempo de sembrarlas de trigo, por lo que en cada una se sabe las fanegas, ó celemines, que se le echan, y asi se entiende, y usa en todos los contratos hasta en el de Venta, y no se  comprehende por otros nombres, ni medidas, que por fanegas, ó celemines: de suerte que en la tierra de una fanega de sembradura de trigo, es lo mismo que en ella se echa de esta especie en esta medida, quando se siembra de comuña, o arvejas lleva la misma fanega, sembrada esta medida de cevada, ó de abas lleva diez y seis celemines: quando se siembra dicha medida de maíz se le echan quatro celemines, cuyas simientes, y modo de sembrar es lo regular, que se usa, y responden.

10ª. Digeron que á su juicio habrá en el termino treinta fanegas de secano de primera calidad, que todos los años se siembra quarenta fanegas de segunda calidad, que un año se siembra de trigo, y otro descansa: veinte y cinco fanegas de tercera calidad, que un año se siembra de comuña, y otro se avarbecha: quince fanegas de quarta calidad, que se siembra un año de cevada, y el siguiente huelga: dos fanegas de tierra de prados, que continuamente traen yerba: fanega y media de tierra para parrales: como una fanega de tierra para viñas, y como media fanega de heras para trillar, que no dan fruto, y lo demas del termino es herial, pasto para los ganados del pueblo, monte, y responden.

11ª Digeron que en los terminos de este lugar se coge trigo, maíz, comuña, cevada, y vino, y tambien produzen las tierras legumbres, y yeros, aunque de estas especies se siembra pocas vezes, y asimismo se coge miel, cera, y fruta y responden.

12ª Digeron que computados unos años  con otros con una regular cultura la fanega de tierra de secano de primera calidad, que continuamente se siembra, produze seis fanegas de trigo un año, y otro quatro de maíz: la fanega de sembradura de segunda calidad produze un año cinco fanegas de trigo, y otro descansa: la fanega de tierra de tercera calidad produze un año quatro fanegas de comuña, y el siguiente se abarbecha:  la fanega de tierra de quarta calidad produze un año tres fangas y media de cevada, y otra huelga: la fanega de tierra de prados produze cada año veinte y quatro lenzuelos de yerba: la fanega de tierra para parrales produze quarenta y ocho cantaras de vino: la fanega de tierra para viñas produce veinte y quatro cantaras de vino: las heras para trillar no dan frutos, y regulan su utilidad por la particular conveniencia, que de ellas tienen sus dueños á real por cada celemín: lo herial, y montuoso solo sirve para pastos, y velloteo de los ganados de el pueblo, que se aprovechan de sus yerbas, y responden.

13ª. Digeron que los arboles de fruta que hay en este pueblo son de corta utilidad á sus dueños, y regulan la de cada manzano, y peral á diez y siete maravedies: cada nogal un real: cada castaño doze maravedíes: cada guindo, cerezo, ciruelo, melocotón, membrillo, parra, que no sirve su fruto para vino, y cada olmo á quatro maravedíes, y responden.

14ª. Digeron que computado un año con otro vale en este lugar la fanega de trigo y la de legumbres diez y ocho reales: la de maíz y comuña doze reales, y la de cevada nueve reales: una cantara de vino tres reales: un lenzuelo de yerbas dos reales, y responden.

15ª. Digeron que de todas las especies de frutos se diezma de diez una,  lo que enteramente lleva y pertenece el Abad de Vivanco, vecino de este pueblo, y que tambien se primicia por todos los vecinos á celemín y ¿mold? de trigo cada uno, cuya primicia toca y recoge el cura capellán, y su importe es á corta diferencia dos fanegas y media de trigo y responden.

16ª. Digeron no han visto, ni oydo se hayan arrendado los frutos dezimales y lo que computados un año con otro suelen producir en cada uno, son quarenta fanegas de trigo, catorze de comuña, seis fanegas de cevada, doze fanegas de maíz, y tres fanegas de legumbres, y seis cantaras de vino, y los diezmos menores podrán importar cada año como diez y seis reales, sobre que se remiten á las tazmías, que de dichos diezmos habrá y responden.

17ª. Digeron que en el termino de este lugar no hay minas, batanes, molinos, ni artefacto alguno, y responden.

18ª. Digeron que en este lugar no hay esquilmo, ni viene á esquileo ganado alguno, y responden.

19ª. Digeron, que solo hay en este lugar como treinta colmenas, y el útil de cada una por ser muy pequeñas, regulan a real, y medio, y responde,

20ª. Digeron que los vecinos de este lugar tienen como sesenta cabezas de ganado lanar, que regulan la utilidad de cada una en dos reales: como cien cabezas de cabrio á real cada una: nueve mulas de carga de distintos vecinos, que sirven para el uso de sus casas, y algún trajin con el tiempo desocupado de sus labranzas, por cuya razón no hacen regulazion de utilidad particular, ni de los bueyes que sirven para la misma labranza: hay como quarenta cerdos de un año hasta tres, y los regulan su utilidad á dos reales cada uno: hay como veinte yeguas fuera del termino de este lugar en las sierras de la jurisdicción de el Ordunte, proprias de D. Agustin de Vivanco, vecino de este pueblo,  y regulan la utilidad que puede tener en (toda) cada año, pro ser brabias, y mantenerse sin sugecion, ni cuidado particular, en doscientos reales: y no hay otro, que tenga cabaña, ni yeguada fuera del termino, y si, algunos ganados mayores, y menores en aparzeria, y á renta como constara de los memoriales de sus dueños, y responden.

21ª. Digeron que este lugar se compone de diez y ocho vecinos, una viuda, y dos habitantes, y que todos viven dentro de el, por no haver casas de campo, ni alquerías, y responden.

22ª. Digeron que hay veinte y una casas, que se habitan, siete habitables, y valdias al presente, que algunas de ellas por pequeñas sirben para paxares, y recoger ganados, y quatro enteramente arruinadas, y ninguna tiene carga por razón de suelo, por ser realengo, y responden: Y que se paga de renta por cada casa habitable comunmente una fanega de trigo.

23ª. Digeron, que el conzejo tiene por proprio una tierra de una fanega de sembradura en el sitio detras la Hedesa: otra de otra fanega á un tiro de fusil del pueblo: otra de tres celemines en el sitio de la Caba de Engiza : otra de diez celemines en el sitio detras Zalama: otra campa, inutil de media fanega, en el sitio de Puente monte, cuyas heredades siembra el conzejo de comun, y reparten su fruto entre sus vezinos: en los montes comunes con Irus, y Arzeo tienen aprovechamiento este conzejo de veinte reales por las leñas muertas que compran algunos vezinos para hazer carbon: y asi bien tienen la utilidad de doze reales en el arrendamiento, que haze de la panaderia, que hay en este lugar, y juntamente tiene por proprios los montes de su jurisdicion referidos en la quarta pregunta, que solo sirben para cortar leña, para el consumo de las casas de la vecindad, pastos y velloteos de sus ganados, como todo resultará de el memorial del conzejo, á que se remiten, y responden.

24ª. Digeron que este lugar no usa de arbitrio alguno, ni le esta conzedido, y responden.

25ª. Digeron, que satisfaze anualmente quatro reales al ministro, que pasa los (avisos) para las Juntas: y otros quatro á los regidores, que asisten á ellas: cinquenta reales, que se gastan en la funzion de el dia del Corpus: y veinte en las misas de rogaziones, y bendizion de campos: quarenta reales, que regularmente se gastan con pobres, y soldados transitantes: setenta reales en el nombramiento de Regidores, y liquidazion de quentas del conzejo: en componer caminos, reparos de puentes, cerrar el paramo, para conservazion de sus frutos, visita de termino, y limpiar la fuente dellugar, ciento y veinte y quatro reales cuyas partidas componen anualmente trescientos y doce reales y responden.

26ª. Digeron que este conzejo no tiene cargo de justicia, ni censo contra si, pero satisface comunmente doszientos y cinquenta y nueve reales, que le reparte el Ayuntamiento General del Valle, por gastos de justicia, y otros, y responden.

27ª. Digeron que siendo todos los vezinos del pueblo, nobles, no pagan servicio ordinario, extraordinario, ni pecho alguno, y responden.

28ª. Digeron que en este dicho lugar no hay otro empleo, ni rentas enagenadas, que las que contiene la segunda pregunta, y de ellas dará razon el Ayuntamiento de el Valle, y de los titulos porque (las) goza, y responden.

29ª. Digeron que en este lugar hay una taverna, sobre cuyos consumos estan cargados por el Ayuntamiento General los Millones que le estan repartidos á este lugar, que son los doscientos y quince reales, que dexan declarados en la segunda pregunta, y no alcanzando el abasto de dicha taverna á la satisfaccion de ellos se reparte lo que falta entre los vezinos y no tiene utilidad ninguna de ella el conzejo: hay una panaderia, que da de util al lugar los doce reales, que dexan referidos en la pregunta veinte y tres, y responden.

30ª. Digeron que no hay hospital, ni renta alguna para el, y por no faltar á charidad reciven los regidores á los pobres transitantes, y les hazen el gasto de quenta de el conzejo, y responden.

31ª. Digeron que no hay cambista, mercader por mayor, ni por menor, ni quien beneficie su caudal por mano agena, y responden.

32ª. Digeron que en este pueblo no hay tienda de paños, ni de los demas generos, que contiene la pregunta, ni tampoco medico, boticario, cirujano, ni escrivano, porque los que exercen estos oficios son de fuera, ni tampoco hay arrieros, si solo dos vezinos, o tres, que tienen cada uno dos ó tres mulas, con que algunos pocos dias que les queda de la ocupazion de su labranza traginan con ellas para ayuda de mantener sus casas, sin que puedan vivir de el tal comercio, ni es de considerazion su corta utilidad en esto, por ser labradores, y responden.

33ª Digeron que tampco hay alvañiles, zapateros, sastres, ni de los demas oficios, que contiene la pregunta, oficial, ni aprehendizes, y responden.

34ª. Digeron que tampco hay artista alguno, y responden.

35ª. Digeron que no hay jornalero alguno en este pueblo, y responden.

36ª. Digeron que no hay pobre de solemnidad, y responden.

37ª. Digeron que no hay vezino, que tenga embarcaciones, ni pescadores, y responden.

38ª. Digeron que en este lugar hay un clerigo unico, cura, capellan, vicario, y juez eclesiastico de el Valle de Mena, que se llama D. Francisco Severino de San Pelayo, y responden.

39ª. Digeron, que no hay convento alguno en los terminos, y (mon) de este lugar, responden.

40ª. Digeron que en este pueblo no hay renta alguna, que pertenezca á S.M. mas que las Provinciales, con llevan declarado, y responden.

(Fueles) preguntado por dicho Señor Juez Subdelegado para averiguazion del numero de labradores, hijos, criados, y demas personas aptas para el trabajo, que hay en este pueblo, desde la hedad de diez y ocho años hasta los sesenta, y utilidad que se pueda regular á cada uno: se les mandó satisfaziesen con toda claridad, y expresion á esta pregunta, enterados de ella: Digeron que haziendo nominazion de todo el vecindario, regulaban las utilidades de la ocupazion de cada uno en la forma siguiente.

A D. Agustin de Vivanco, cavallero no tiene ocupazion, paga á un criado de labranza ciento y sesenta y cinco reales.

Pedro Antonio de Vivanco, Abad de Vivanco, y Arzeo, cavallero.

A Juan Angel de Nobales labrador por los ciento y veinte dias de ocupazion, que previenen las Reales Ordenes á dos reales y medio cada uno, que regulan, trescientos reales.

Tiene un criado á quien paga noventa y tres reales y medio cada año.

A Lucas de Vadillos, labrador trescientos reales.

A Manuel Santos Gonzalez, por ser mayor de los sesenta años no se le regula utilidad.

A Joseph Jil por labrador trescientos reales.

A Leonardo de Zorrilla, por labrador trescientos reales.

A Gaspar de Vivanco por labrador, trescientos reales.

A Domingo Garcia por labrador trescientos reales: y por un hijo que tiene para andar en algunas ocasiones con las mulas, cien reales.

A Miguel (Yarto), por ser mayor, no se le regula utilidad.

A Domingo de Taranco por labrador trescientos reales.

A Manuel Garcia por labrador trescientos reales.

A Manuel Zorrilla por labrador trescientos reales.

A Pedro Romillo por labrador trescientos reales.

A Juan Lopez de Valle, por ser mayor, no se le regula utilidad.

A Domingo Ruiz por labrador trescientos reales.

A Sebastian Romillo por labrador trescientos reales, y por maestro de primeras letras no se haze regulazion de utilidad particular por la cortedad de su labranza, y ocuparse en uno, y otro exercicio.

A Pedro de el Valle por labrador trescientos reales.

A Santos de Angulo, (viuda), no se le saca utilidad.

A Manuela, y Ignacia de Taranco, havitantes, no se les saca utilidad.

A Francisca Romillo, havitante no se le saca utilidad.

Manuel de Novales, cura de Irus, tiene un criado en este lugar para su labranza, á quien paga ciento y veinte y un reales al año.

A Manuel Gonzalez, pastor se le paga por el conzejo nueve fanegas de trigo, y nueve de comuña, que importan doscientos y setenta reales.

De lo qual resulta haver en este pueblo dos cavalleros, que viven de sus rentas, treze labradores solitos á el trabajo: un hijo que ayuda á su padre: tres criados: un pastor, y tres labradores mayores de los sesenta años: una viuda, y tres mugeres habitantes: y á todos llevan regulada la utilidad de sus ocupaziones, excepzionando los que previene la Real Instruccion, y los hijos menores de los diez y ocho años, que hay, y se ocupan en asistencia de sus padres, y cuidado de sus ganados.

Con lo qual se dio fin á las preguntas, y unanimes y conformes los concurrentes digeron que todo lo que llevan declarado es la verdad vajo del juramento, que tienen fecho, y lo que alcanzan segun su pericia, y informes, que para ello han tomado, y lo que Dios nuestro Señor les ha dado á entender, en que se afirmaron, y ratificaron, haviendoseles leydo, y lo firmaron los que supieron escrivir con dicho D. Francisco Severino de San Pelayo, Cura de este lugar y vicario de el Valle, junto con dicho Señor Juez Subdelegados, y en fee de ello yo el Escrivano.

(   ) A mas de los referidos en el vecindario, que llevan declarado, digeron hallarse en este pueblo Phelipe Blanco, mozo soltero, á quien regulaban por sus jornales ciento, y ochenta reales, lo que asimismo declaran = Gregorio Marcos Vallexo = D. Francisco Severino de San Pelayo = Juan Angel Lopez de Novales = Domingo García = Domingo de Taranco = Manuel Zorrilla = Sevastian Romillo = Ante mi Juan de Dios Gonzalez.

Es copia de las repuestas orijinales que quedan en la Contaduria de nuestro cargo (  ) que (testificamos)

Burgos diez y nueve de Julio de mil setezientos cinquenta y quatro

( Jospeh ( )º de Huydobro )               ( Pedro (Alvarez) )

 

Si quieres acceder al texto original ubicado en el Portal de Archivos Españoles (Pares) pincha en la imagen que viene a continuación.

Corresponde a a la microfilmación realizada por el CECOMi sobre las Respuestas Generales depositadas en Simancas e individualizada por pueblos según el Catastro

Deja un comentario