Historias de Mena
La Roza

El molino de La Roza de Cirión

Tanto el barrio de La Roza como su molino es territorio poco transitado en la actualidad. Más allá de la presencia humana relacionada con la actividad ganadera del lugar, es raro ver a alguien que no sea algún senderista de la vecina Álava. En esta séptima entrada del blog continuamos «Descubriendo Cirión».

La Roza.

El barrio, tal y como ya comentamos, consta de cuatro edificaciones que perviven actualmente con distinta suerte. La más grande, que estaba destinada a vivienda, hoy se encuentra en ruina. Es aquí donde se encuentra el reloj de sol que anunciamos en la entrada anterior, de modesta factura. Las dos estructuras mejor conservadas son usadas para la actividad ganadera. Para acceder a la vivienda se salva el arroyo de Agüera con un pequeño puente. El agua está también presente en una fuente abrevadero situada en el espacio interior.

El molino de La Roza.

Tomando el camino, que acompaña al arroyo, se llega al molino en algo más de medio kilómetro. Justo donde parece terminar éste hay que acercarse al arroyo, desde el cual se avista la estructura. Dentro del bosque, el trayecto no presenta complicaciones, siempre y cuando se haga en estación seca. Ibarrola describe el edificio en su obra “Molinos y ferrerías del Valle de Mena”[1] como un molino con presa – camarao sin cauce (la presa desvía el agua del arroyo directamente a un depósito o camarao) con un salto de agua de 4 metros, bien montado con un rodete de hierro y buenas piedras, disponiendo de burro – cabria, que estuvo funcionando hasta 1960.

Descripción gráfica simplificada de un molino hidráulico como el de La Roza. Algunas partes que se pueden ver fácilmente en la actualidad son el camarao (1), piedra bajera (3), eje (4) o el rodete (6).

En la actualidad el edificio está en ruinas. Aunque conserva paredes y partes de su mecanismo, su tejado ha vencido, aunque esto no impide acceder a su interior. Este elemento del patrimonio etnográfico menés parece condenado a desaparecer, algo que resulta terrible si se tiene en cuenta que aparece ya citado en el Catastro de Ensenada, lo que nos da una antigüedad de más de 250 años.

Así, a mediados del siglo XVIII sabemos que el molino harinero, con una piedra, servía a los vecinos de Cirión y molía durante dos meses al año – el tiempo que el arroyo tenía agua para hacerle funcionar -. También consideraban los vecinos que daría siete fanegas de trigo anuales en el caso de que se arrendara – el de Siones está arrendado en cuatro fanegas y tres celemines de trigo anuales -. Dado el carácter estacional de su uso, el resto año se debe acudir a otro molino del Valle de Mena. Ibarrola señala el de Cerezo, a 15 kilómetros.

Fotografía coloreada de original del Vuelo Americano de 1956 – 1957.

Gracias a la fotografía aérea se identifica claramente el molino, que con el tiempo ha sido engullido por el bosque, al igual que el camino que parte de La Roza y continúa hasta La Venta (Arceniega).

< Anterior Siguiente >


[1] Ibarrola Ibarrola, José; Molinos y ferrerías del Valle de Mena, Ed: Imprenta García, Burgos, 2003, Pág. 89.

2 comentarios en «El molino de La Roza de Cirión»

Deja un comentario.