Historias de Mena

San Martín de Cirión

Medio kilómetro separa la iglesia de San Martín del humilladero en Cirión. El templo está en ruina, acentuada desde el cambio del siglo cuando cede el tejado a tres aguas de la nave– en la fotografía aérea del Vuelo Quinquenal (1998-2003) se aprecia por primera vez este hundimiento – que se irá extendiendo al ábside – ya se aprecia a partir de la fotografía de 2009 (Vuelos PNOA) -. Este hecho tendrá dramáticas consecuencias pues su desprendimiento acelera la destrucción del edificio, especialmente en aquellas zonas construidas con materiales más frágiles, como la madera, tales como el coro o el retablo del altar.

Iglesia de San Martín de Cirión

Es un edificio cuadrangular que Ibarrola mide en 20 x 17 metros, de piedra caliza[1], con una curiosa torre campanario hexagonal y una espadaña con dos vanos donde irían las campanas. Resultan interesante algunas de sus toscas ventanas, que no vierten casi luz al interior.

Iglesia de San Martín – Arriba: Vuelo interministerial (1973-1986). Blanco y negro – Abajo: Vuelo quinquenal (1998-2003). Color -.

Se accede a su interior a través de un pórtico, cuyo techo ha cedido, en el que se puede apreciar otra cruz tallada en el dintel. Será la quinta que vemos en Cirión – cuatro de ellas ubicadas en el barrio principal, tres en casas y una en la capilla de las Ánimas -. Una vez dentro se observa una pila de agua bendita y bajo el coro la sencilla pila bautismal. Con dificultad, por las ruinas y una frondosa vegetación donde conviven enormes helechos, zarzas y árboles, se llega al altar y a la sacristía. Aquí puede verse que la iglesia estuvo pintada por dentro de color anaranjado, imitando un muro de piedra, del que emerge un retablo pintado presidiendo la iglesia, donde un cielo estrellado aparece enmarcado entre columnas y coronado por una cruz (la sexta).

Es probable que esta decoración se llevase a cabo en momentos inmediatos a la Guerra Civil, pues se sabe que tanto la iglesia de Lorcio como la de Cirión sufrieron destrozos y robos. Gracias a Ibarrola[2] accedemos al informe de daños de estas dos iglesias en el que aparecen tres retablos – valorados en 18.000 pts. -, un púlpito, un confesionario, cinco imágenes, dos cuadros, dos campanas, un cáliz, dos copones, una custodia, nueve candeleros, un incensario, una cruz procesional o dos cruces de altar, junto a prendas y objetos litúrgicos.

Los vecinos, al no poder celebrar misa en la iglesia de Cirión, acuden a los oficios religiosos a Lorcio, misma localidad a la que los niños van a instruirse en la escuela mixta de beneficencia particular, fundada por D. Pedro de Iruegas y Goossens– hoy en ruinas -.

La iglesia se sitúa en alto, desde allí se ve La Roza, encajonado en el relieve, a más de 300 metros de ésta. Es un coqueto barrio, bucólico y escondido. Aquí no se encontrará ninguna cruz pero en sus paredes hay un pequeño reloj de sol, casi camuflado, elemento que en el Valle de Mena se puede ver en contados lugares como las iglesias de Siones y Vallejo, la capilla de Nuestra Señora de Montserrat en El Berrón, o en las paredes de algún edificio de Artieta… ¿Conoces alguno más?

< Anterior Siguiente >


[1] Ibarrola Ibarrola, José y Colino Domínguez, Lourdes; Iglesias y ermitas del Valle de Mena, Burgos, 2012, pág. 55.

[2] Íbidem, pág. 56. Firmado por el cura Miguel Ricondo (Archivo Eclesiástico de Santander. Libro de Fábrica. Signatura 2307).

Deja un comentario.